Bueno, bueno, bueno!

Tengo el honor de presentarte al Sr. Bizcocho de Mijo, el primo hermano del pan de Trigo Sarraceno que compartí hace poco en éste post. Hay que decir que está haciendo las delicias de muchos momentos, porque es muy versátil y a la gente le está encantando añadirle cosas y customizarlo a su manera.

Se puede usar como pan de bocadillo como puedes ver en la imagen, o como base para montadito, o incluso se puede hacer en versión dulce!

Y sabes una cosa? No tiene gluten. Aquí puedes leer por qué es más saludable comer sin gluten.

El mijo es un cereal ideal para el invierno, por sus cualidades Yang, reconstituyentes y energéticas. Aporta calor corporal y además, también tiene proteínas, vitaminas, minerales y grasas poliinsaturadas, lo que lo convierte en una fuente energética de calidad para la gente que se ve afectada por el colesterol.

Aquí va la receta. Espero que la disfrutes tanto como yo.

Ingredientes (para 6 porciones aprox)

3 zanahorias

1 cebolla

3 huevos

2 tazas de harina de mijo

1 puñado de nueces

1 cucharada de Psillium en escamas (en tiendas bio)

1 sobre de levadura sin gluten

1 pizca de sal

Preparación

Precalentar el horno a 180º por la parte inferior.

Rallar las zanahorias y la cebolla. Batir junto con los 3 huevos y la sal.

Añadir las dos tazas de harina de mijo, el sobre de levadura y la cucharada (generosa) de psillium. Batir todo de nuevo. (Se puede añadir una pizca de curry, o pimienta negra, o ajo en polvo, o lo que se te ocurra!). Añadir las nueces.

Untar un molde de horno con aceite de oliva, verter la masa y hornear por 25- 30 minutos. Cocer por la parte superior 5 minutos más.

Esperar a que se enfrie… y a disfrutar!

La versión dulce

La misma mismita receta pero en éste caso omitiremos la cebolla y la sal.

Añadiremos 4 cucharadas de azúcar de coco (el azúcar más saludable por su bajísimo índice glucémico). Si no tenemos azúcar de coco en casa, podemos usar sirope de ágave, melaza, o azúcar integral de calidad.

Podemos añadirle también unas pasas, o arándanos, o almendras, o semillas de anís o de hinojo… ñam!

Salud y a disfrutar!