Estos crackers son un inventazo. Aparte de que puedes hacer un par de bandejas de vez y luego guardarlos para cuando te apetezca (aguantan bien una vez secos y almacenados en un tarro), son sin gluten, pesan poquísimo así que puedes llevarlos a la montaña como tentempié, son ricos y muy fáciles de hacer.

Quieres saber cómo?

 

Lo buenos, fantásticos y maravillosos que son estos crackers sólo lo vais a saber cuando hagais ésta receta.

La base es siempre la misma, con pipas de lino, calabaza y girasol. Y luego hay miles de combinaciones con las que puedes jugar y experimentar a tu gusto

Pues bien. Necesitas:

2 tazas de semillas de lino que dejarás en remojo con 2 tazas de agua durante toda la noche.

1/2 taza de pipas de calabaza

1/2 taza de pipas de girasol

1 cebolla picada pequeña o rallada

2 zanahorias ralladas

2 ramitas de orégano fresco

2 cucharaditas de sal marina

1 pizca de curry o cúrcuma o ambas

  1. Lo mezclas todo en un vaso de batidora y lo trituras de 7 a 10 segundos, lo justo para que se mezcle todo y se triture un pelín.
  2. En un papel de horno del tamaño de tu(s) bandeja(s) extiendes la masa con una espátula y procuras que quede uniforme. El grosor de la masa extendida no debe superar el 0.5 cm.
  3.  Colocas las bandejas en el horno a 165º durante 45 mins, hasta que esté ligeramente dorada. Tienes que notar que la masa está crujiente. Algunos hornos necesitan algo más de tiempo o subir 5-10º la temperatura.
  4. Dejar enfriar

Si tienes deshidratadora, colocas la masa extendida sobre tus bandejas y a 60º la programas 8h. Listo!

Esta receta es la base para hacer todo tipo de crackers: con remolacha, puerro, tomate, olivas, sésamo, albahaca, ajo, perejil…

También se pueden hacer en versión dulce, con frutas, pasas, y lo que se os ocurra! Hay que tener en cuenta no poner ingredientes excesivamente acuosos para que la masa quede crujiente, y aunque no quedara crujiente del todo, se pueden comer igualmente. La duración será más corta y deberá ser en nevera aunque yo creo que cuando los pruebes… no durarán mucho!

Un abrazo y a disfrutar!