Fruit & vegetable color wheel.

La primavera es el momento ideal para hacer una limpieza profunda de nuestro cuerpo, liberándolo de toxinas y grasas sobrantes.

¿Por qué en primavera? Porque con la llegada de esta estación y con el incremento de las horas de luz, el hígado despierta del letargo invernal y se activa, aumentando la intensidad y eficacia de sus funciones.

Una de las funciones más importantes del hígado es limpiar la sangre de desechos y toxinas, tanto endógenas (producidas por el propio cuerpo, fruto del proceso metabólico y hormonal) como exógenas (procedentes del exterior a través de aditivos químicos de los alimentos, contaminantes ambientales, medicamentos…)

El hígado actúa como filtro para que la sangre pueda permanecer circulando en nuestro organismo en la mejor calidad posible. La sangre es el líquido que nutre todos nuestros tejidos y órganos, así pues, a mejor calidad de sangre, mayor salud.

 

 

¿Cómo trabaja el Hígado para limpiar la sangre?

 

Limpieza hepatica

1º FILTRADO DE LA SANGRE: El hígado filtra más de 1 litro de sangre por minuto, limpiándola de bacterias y sus residuos, y de endotoxinas.

En condiciones óptimas, el hígado puede llegar a eliminar hasta el 99% de las toxinas.


2º SÍNTESIS DE BILIS: El hígado fabrica más de 1 litro de bilis al día que se almacena en la vesícula biliar. La bilis atrapa el colesterol, algunos subproductos de la hemoglobina y el calcio sobrante, transportándolos hasta el intestino, donde la bilis se mezcla con la fibra allí presente y es excretada, a través de las heces, fuera del cuerpo. Una dieta pobre en fibra favorece la reabsorción intestinal de la bilis, que pasa de nuevo a la sangre, contaminándola con los desechos que transportaba (entre ellos, el colesterol). Por eso para mantener el organismo limpio es ESENCIAL que nuestra dieta diaria sea rica en fibra. Y por eso el 90% de las personas que padecen estreñimiento, tienen los niveles de colesterol elevados. Porque el intestino reabsorbe una y otra vez los productos que deberían ser excretados.


3º PROCESO ENZIMÁTICO DE DESINTOXICACIÓN: En esta parte, el hígado se dedica a ‘leer’ las toxinas (principalmente exógenas) que hay en nuestro organismo y fabrica sus enzimas correspondientes para neutralizar éstos tóxicos y dejándolos dispuestos para su eliminación a través de los riñones principalmente. Este proceso consta de dos fases:

Fase 1. Gestión de tóxicos como la cafeína, histamina, hormonas, benzopireno (un tóxico que se genera al asar la carne con carbón), anilinas (colorantes amarillos), insecticidas y ácido araquidónico (procedente de las grasas saturadas animales).

La aparición de alergias primaverales y/o problemas de piel nos hablan de un exceso de histamina en el cuerpo.

Fase 2. El hígado trata de eliminar, entre otros, los siguientes tóxicos: nicotina, organofosforados, insecticidas, carcinógenos, metales pesados, sulfitos, estrógenos, epinefrina, histamina, paracetamol y otros fármacos como diazepan.


Para asegurar el correcto funcionamiento de éstos procesos, necesitamos una alimentación rica en antioxidantes, glutatión, metionina, cisteína, taurina, aminoácidos de calidad, Vitaminas C, B5, B6, B9 (ácido fólico) y B12, magnesio, selenio, zinc y molibdeno.

¿Cómo puedo ayudar a mi Hígado esta primavera?

Actuando en 2 direcciones:

  1. Proporcionandole los nutrientes que favorecen el proceso de limpieza: Verduras de hoja verde ricos en ácido fólico y glutatión como col, brócoli, puerro, apio, ajo y cebolla tiernos, rúcula, canónigos, berros, lechuga oscura, endivia, remolacha, alcachofa, diente de león, perejil, albahaca y orégano frescos, judías verdes, guisantes, espárragos, aguacate, achicoria.Vitamina C a través de: pomelo, limón, lima, fresas, kiwis, piña, frambuesas, perejil fresco.Cereales y legumbres de calidad ricos en cisteína,magnesio y aminoácidos como arroz integral, mijo, quinoa, garbanzos, lentejas y azukis.Pipas de calabaza, girasol, sésamo, almendras crudas (no tostadas)Beber agua de calidad y en cantidad adecuada (dividir nuestro peso entre 7, el número resultante son los vasos diarios)
  2. Quitándole faena extra a tu Hígado evitando los alimentos y sustancias más tóxicas durante la limpieza: Alcohol y bebidas industriales, azúcar y edulcorantes varios, fritos y aceites refinados, carnes rojas y embutidos, pescados con alto contenido en grasa, tabaco, lácteos de todo tipo, panes, bollerías y harinas refinadas, y aperitivos salados tipo chips y frutos secos tostados.

Para una limpieza aún más efectiva, recomiendo una consulta personalizada de Kinesiología. Medir las condiciones orgánicas, químicas y de nutrición de cada persona, nos permite valorar qué acciones y prácticas específicas serán las óptimas para obtener mejores resultados.

Espero que esta información te ayude en el camino hacia tu bienestar y en el de los de tu alrededor. Si te ha gustado este artículo, comparte. Y si tienes preguntas, no dudes en contactarme.

Saludos, salud y feliz primavera!